Sobre la suspención de las SAS

Según ha  trascendido, La Inspección General de Justicia  ha decidido avanzar hacia un modo de contralor y burocratización de las SAS que  ha nivel mundial ha sido superado y se tiende a desprestigiar, dejando de lado los avances y la tendencia digital que beneficiaban tanto emprendedores argentinos como extranjeros. La implementación del formato papel y la burocratización, implican un retroceso y  contribuyen a la su supresión de este modo legal, elegido por los emprendedores ya sea por cuestiones de eficiencia, rapidez, avances tecnológicos e impacto ambiental. 
A la hora de su constitución, las SAS implicaban un método ágil y fácil, mas aun para aquellos inversores que no están de manera física en el país pero que sus intereses comerciales los han llevado a optar por radicar sus por negocios en Argentina.
 La  modificación del régimen de las SAS viene con aires de retroceso y  pérdidas de oportunidades.  Su justificación haciendo alusión a la idea de un mayor contralor por su traspaso a soporte papel no tiene coherencia técnica en un siglo donde existen muchos medios tecnológicos que pueden realizarlo de manera aún más abarcativa y veloz que con una persona humana. Hoy los recursos humanos deben ser utilizados para fines más creativos y dinámicos.
Como alternativa a la hora de constituir sociedades quedan las SA, SRL y las SAU (en caso de ser un dueño unipersonal), cuyas vertientes son amplias y permiten conducir negocios; pero para un emprendedor/a  suponen requisitos  complicados y hasta a veces engorrosos -y más costosos-, que no llevaran a mas que a obstaculizar la realización de sus proyectos. 
Equipo de Barrero & Larroude
Compartir en:

Dejanos tus comentarios