Noviembre 2018 – Informe Impositivo

PLANIFICACIÓN FISCAL Y PROYECCIÓN DE IMPUESTO A INGRESAR

 

Cuando elaboramos una planificación fiscal o trabajamos directamente proyectando sobre la contabilización de operaciones reales, ya contamos con la posibilidad de realizar estimaciones del Impuesto a las Ganancias determinado e impuesto resultante a ingresar al fisco.
Para entender mejor el análisis, tenemos que interpretar por Impuesto determinado al impuesto que se genera al aplicar a la Ganancia Neta sujeta a impuesto, la alícuota del impuesto a las ganancias correspondiente.
Cuando hablamos de Impuesto resultante a ingresar, es el resultado que se obtiene de deducir al Impuesto determinado, todos los pagos a cuenta efectuados en el ejercicio, como pueden ser, entre otros, las retenciones y percepciones sufridas, los anticipos ingresados, los saldos a favor de periodos anteriores y el computo del impuesto al débito y crédito previsto por el Decreto 380/2001 y modificado en por el Decreto 409/2018 publicado el 07/05/2018.
Es necesario destacar, que sobre este último punto, hemos contado con modificaciones recientes que permitirán contabilizar un pago a cuenta mayor al que veníamos computando.

La Ley 27.432 del 29/12/2017 ha dispuesto una prórroga del Impuesto a los Débitos y Créditos establecido por la ley 25.413 el cual es aplicable hasta el 31/12/2022. El Decreto 380/2001 en su artículo 13, había dispuesto que para el caso de los titulares de cuentas bancarias gravadas por este impuesto al seis por mil (0,6%), podían computarse el 34% de los importes acreditados en dichas cuentas. El cambio que permite ampliar este pago a cuenta, ha sido la modificación establecida por el Decreto 409/2018 que al respecto ha modificado el artículo descripto, estableciendo que podrá computarse el 33% de los importes acreditados y debitados de las citadas cuentas.

En resumen, a partir de los ejercicios iniciados con fecha 01 de enero de 2018, podremos computar el 33% del Impuesto al Débito y Crédito como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias o Impuesto a las Ganancia Mínima Presunta, en la declaración jurada anual. Cabe aclarar, que el análisis realizado anteriormente, no afecta a los beneficios impositivos establecidos por la Ley 27.264 donde se fomenta a las PYMES (categorizadas como tales en la AFIP), permitiendo que las Micro y Pequeñas empresas puedan computar el 100% del impuesto al Débito y Crédito bancario y las Medianas Tramo 1, a raíz de esta última modificación puedan computar el 60% del impuesto como pago a cuenta (anteriormente 50%).
Para finalizar el análisis al tratamiento de este impuesto como un pago a cuenta, debemos remarcar que la diferencia no computable como crédito, será un gasto deducible para el contribuyente.

CPN Juan Bartolome
AZ Group

Compartir en:

Dejanos tus comentarios