Impuesto a la Riqueza

En el marco del aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a mitigar los efectos de la pandemia se establecen avances en el proyecto de impuesto a la riqueza conforme al dictamen Dictamen 4535-D-2020.

 

El proyecto gravará a los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos. Dicho límite funciona como un mínimo exento y no como un mínimo no imponible.

El momento al que se tomará la foto patrimonial será la fecha de entrada en vigencia de la ley, lo que otorga incertidumbre a la base imponible. Será un tributo no coparticipable con afectación específica.

Estarán alcanzados todos los bienes gravados, incluidos los exentos de acuerdo con la valuación que se determina con la ley de Impuesto a los Bienes Personales: para el caso de los inmuebles, corresponde considerar el mayor valor entre precio de compra actualizado y la valuación fiscal.

De esta manera, los inmuebles rurales no podrían aplicar la exención que hoy tienen vigente por intermedio del artículo 21 inciso f), donde se determina que se encuentran exentos los inmuebles rurales cuyos titulares sean personas humanas y sucesiones indivisas, cualquiera sea su destino o afectación.

Otro punto determinante es que tomando el caso de dos inmuebles de similares características y dependiendo de si se adquirieron recientemente o no, puede darse la situación de que uno de ellos quede alcanzado por el gravamen producto de la valuación al valor de la adquisición de escritura, mientras que el otro no.

Adicionalmente, si bien esta concebido como un impuesto a las personas y no a las empresas, cabe destacar que en el caso de tenedores de acciones o cuotas partes de sociedades, se podría dar una doble imposición. Esto se debe a que las sociedades ya ingresan en carácter de responsables sustitutos, el 0.5% del total del patrimonio en concepto de Bienes Personales Acciones y participaciones.

Respecto a las alícuotas aplicables, las mismas difieren según se trate de bienes en el país y en el exterior. En el primer caso fluctúan entre 2% y 3.5% dependiendo el monto de la base imponible, mientras que en el segundo caso las alícuotas van desde 3% hasta el 5.25%.

Por último, cuando las variaciones operadas en los bienes sujeto al aporte, durante los 180 días inmediatos anteriores a la fecha de entrada en vigencia de la ley, hicieran presumir, salvo prueba en contrario, una operación que configure un ardid evasivo o estar destinadas a eludir su pago, AFIP podrá disponer que aquellos se computen a efectos de su determinación.

CPN José Mondino

AZ Group

 

Compartir en:

Dejanos tus comentarios