Factura de Crédito: nueva herramienta financiera para PyMes

A partir de la aprobación de la Ley de Financiamiento Productivo (L. 27.440), las PyMEs podrán operar con Factura de Crédito Electrónica, una nueva herramienta de inclusión financiera.

¿En que consiste esta operatoria?

La misma se aplica para aquellas empresas que necesitan capital de trabajo para el giro habitual de su negocio, y precisen anticipar el cobro de sus facturas cediéndolas a una entidad de factoring (Ejemplo, Bancos, otras entidades financieras).  Esta les adelantará un porcentaje del monto de la factura quedando a cargo de la cobranza a su vencimiento.

Las Pymes, de esa forma, obtienen liquidez inmediata de sus cuentas por cobrar permitiéndoles administrar su capital de trabajo de la forma más beneficiosa para su negocio. Esto les da una mayor flexibilidad en su gestión financiera mejorando su competitividad.

¿Qué es la Factura de Crédito Electrónica?

Se trata de un Título ejecutivo electrónico que representa bienes entregados o servicios realizados y no pagados. Transforma a las facturas comerciales en títulos ejecutivos los cuales pueden negociarse en el mercado secundario o esperar a la fecha de vencimiento del cobro.

En qué casos estoy obligado a emitir Factura de Crédito Electrónica?

La Ley dispone que su emisión será obligatoria en todas las relaciones comerciales realizadas entre una PyME y una ¨Gran Empresa¨. Dichas facturas se convertirán en un título ejecutivo cuando se convenga un plazo de pago superior a 15 días corridos o cuando se hubiera convenido un plazo de pago menor de 15 días y al término del mismo no se hubiera registrado la cancelación. En lo que respecta a las operaciones realizadas entre PyMes su emisión es optativa.

Que se entiende como Grandes Empresas?

Son aquellas que superan los siguientes valores máximos de facturación según los ramos:

  • Construcción: $452.800.001;
  • Servicios: $328.900.001;
  • Comercio: $1.140.300.001;
  • Industria y Minería: $966.300.001;
  • Agropecuario: $289.300.001.

Para las Pymes es de vital importancia conseguir financiamiento para crecer. Sin liquidez, quedan en una posición poco competitiva frente a grandes empresas que muchas veces se financian con las Pymes proveedoras, estableciéndoles cadena de pagos extensas de entre 60 a 120 días.

En este caso la Factura de Crédito Electrónica permitirá acortar dichos plazos de cobro, brindándole otro acceso al financiamiento a las empresas, pudiendo negociar ese crédito por cobrar en el mercado de capitales.

Si bien el descuento de facturas ya existía, la Ley abre las posibilidades a todas las Pymes para que operen en este mercado.

Existe una gran oportunidad para el crecimiento de esta herramienta. Estamos ante un gran desafío, que dependerá, en gran parte,  de fomentar la educación financiera e inclusión digital para promover su uso. El factoring es sin duda un recurso muy eficiente para cubrir las necesidades de capital de trabajo y la Ley de Financiamiento Productivo da una nueva oportunidad para que todas las Pymes puedan aprovecharla y potenciar su crecimiento.

David Acuña Gerente de Impuestos de  Barrero & Larroude

Compartir en:

Dejanos tus comentarios