Caballos deportivos: consecuencias del fin de la exención

Por Ley 17117 del 16/1/1967 se declaraba de interés nacional la crianza del caballo destinado a fines deportivos, de trabajo y de defensa nacional, por lo tanto se eximía del pago de impuestos nacionales sobre los beneficios derivados de su explotación o comercialización en su primera etapa, siempre que se realizara en el mercado interno. No quedaban contemplados en esta eximición los caballos pura sangre de carrera

A partir de la Ley 27430 a fines del año 2017, la eximición mencionada culminó. Esto trae aparejado algunos inconvenientes a la hora de la valuación y consecuentemente al determinar el resultado de la venta, ahora gravado en el impuesto a las ganancias y al valor agregado.

Entonces, en la actualidad cobra fundamental importancia la valuación que tuvieron estos animales al cierre del último ejercicio de la eximición, ya que ahora al venderlos, el resultado que surja del valor de venta menos el valor de costo (valuación hasta la fecha de eximición) tributará el impuesto a las ganancias.

Por lo tanto si se vende un caballo de alto valor (de equitación, de polo, etc), ese resultado va a tributar impuesto a las ganancias, pero a su vez habrá que tener en cuenta que ese valor de venta condicionará, depende la fecha en que se venda, a que todo el plantel quede valuado al 60% del valor obtenido por la venta.

A partir de la Ley 27430 a fines del año 2017, la eximición mencionada culminó. Esto trae aparejado algunos inconvenientes a la hora de la valuación y consecuentemente al determinar el resultado de la venta, ahora gravado en el impuesto a las ganancias y al valor agregado.

Entonces, en la actualidad cobra fundamental importancia la valuación que tuvieron estos animales al cierre del último ejercicio de la eximición, ya que ahora al venderlos, el resultado que surja del valor de venta menos el valor de costo (valuación hasta la fecha de eximición) tributará el impuesto a las ganancias.

Por lo tanto si se vende un caballo de alto valor (de equitación, de polo, etc), ese resultado va a tributar impuesto a las ganancias, pero a su vez habrá que tener en cuenta que ese valor de venta condicionará, depende la fecha en que se venda, a que todo el plantel quede valuado al 60% del valor obtenido por la venta.

Compartir en:

Dejanos tus comentarios